Loading...
La importancia de una correcta postura para la salud emocional y mental

La importancia de una correcta postura para la salud emocional y mental

“El cuerpo sabe lo que la mente aún no se ha dado cuenta”.

(Antonio Damacio)

Creado por: María Magdalena Quinteros. Por muchos años la ciencia se empeñó en separar el cerebro y el cuerpo como dos realidades paralelas, pero si el cerebro está en el cuerpo, no podemos separarlos ni aislarlos el uno del otro; es la realidad adonde llego la neurociencia. Es esta realidad la que nos permite de una manera eficiente fortalecer la metodología de enseñanza en nuestra institución.

A través del movimiento y la posición del cuerpo estamos constantemente transmitiendo información no solo a nuestro cerebro sino también a nuestro entorno. A veces, la expresión corporal dice más que las palabras y nuestra postura nos ofrece a nosotros mismos información acerca de nuestro estado de ánimo, el cual puede cambiar la percepción sobre diversas situaciones o cambiar la capacidad de aprendizaje.

Por ejemplo, se ha comprobado científicamente que recordamos más las palabras negativas cuando estamos en una posición inclinada que cuando estamos rectos. Si apoyas la cabeza sobre tu mano mientras intentas memorizar algo, te resultará más difícil que si te sientas derecho; la cabeza en la mano activa el parasimpático que lo único que pretende es relajar el cuerpo para dormir.

¿Cómo podemos cuidar de la salud mental y emocional de nuestros hijos y estudiantes en tiempos de pandemia sin ser expertos en neurociencia?

Es muy simple: cuida, observa y atiende tu cuerpo, tu postura es lo que afecta directamente la percepción; a veces no necesitas hablar, solo observar, corrige la postura corporal de tu hijo o estudiante y atiende los gestos. Si hay algo que al cerebro le gusta es la sonrisa, puesto que beneficia al sistema nervioso, cardiovascular, endocrino e inmune. La conexión cerebro-cuerpo nos brinda la posibilidad de intervenir en los estados de ánimo de nuestros hijos y estudiantes; debemos corregir su postura, sonreírles, cuidar su alimentación y hacer ejercicios atendiendo nuestra respiración.

¡El cuerpo es la llave para cuidar la mente, úsala!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *